Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, obtener estadísticas y facilitar la interacción con redes sociales. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información haciendo click en "leer más"

Cuenta hasta cincuenta

Con motivo del 50 aniversario del Centro, el grupo de teatro Trivium representó Cuenta hasta cincuenta el pasado 21 de mayo a las 18:00h en el salón de actos.

Gracias a Alberto Morate y a su grupo de teatro, 50 años dan para mucho: mucha historia, historia Vedruna. Gracias por hacernos disfrutar de la magia del teatro. 

FB_IMG_1432573765505
FB_IMG_1432573774442
FB_IMG_1432573783612
FB_IMG_1432573793519
FB_IMG_1432573801461
FB_IMG_1432573809348
FB_IMG_1432573830090

Lo que me preocupa

Es que mis padres discutan por tonterías

como limpiar el polvo o hacer la comida

que haya diferencias entre mis amigos y amigas

que mi equipo pierda y no gane la liga

que no aparezca esa chica desaparecida

que mi abuela pierda la memoria y la vista

que mi profe me regañe por tener alegría

que mi madre llore sin motivo y por rutina

que mi padre no hable y llegue tarde de la oficina

ver por la tele que unos niños trabajan porque les obligan

que las moscas pasen menos hambre que niños en la India

que una guerra empiece cuando otra termina

que la Tierra se ahogue por lo que se contamina

que mis palabras no se oigan porque soy pequeño

y nadie escucha y no importa lo que diga,

ni siquiera en esta poesía.

                                           Alberto Morate

Se presenta el viernes 7 de noviembre en el salón de actos del colegio Vedruna para todos los alumnos desde 3º ESO hasta 2º de bachillerato, (y posteriormente el jueves 13 a las 18:00 h para todos los públicos), un nuevo espectáculo de la compañía Compañeros del Alma, con el sugerente título de Mi Lorca. Compañeros del Alma inició su andadura en el año 2010 con motivo del centenario del nacimiento de Miguel Hernández, insigne poeta de Orihuela, al que se le dedicaron cientos de homenajes, pero que esta compañía vio con una mirada especial, de atrás para adelante, con recitadores y músicos dando la palabra a los versos del poeta pastor.

Después dedicaron un segundo montaje a Tres Poetas Fundamentales de la Poesía Hispanoamericana: Pablo Neruda, César Vallejo y Ernesto Cardenal. Los versos de los tres y las canciones de nuestra memoria sonaron en forma de tertulia parisina.

Ahora le tocaba el turno a Lorca. Nuestro poeta. Poeta maldito. Poeta venerado. Poeta ensalzado, poeta vilipendiado. Poeta asesinado, poeta nunca muerto. Poeta y dramaturgo, músico y pintor.

Siguiendo la misma estructura y esencia de los montajes anteriores, los recitadores de la compañía, Luis Martínez, Ana Herrera, Cristina Subirats, Paloma Morate como bailarina, y Moisés Ruano y Alberto Morate también como codirectores, nos trasladan, entre canción y canción de Sergio Torres, Rocío González Santorio y Ángel Martínez, más que a la vida y muerte del poeta, a sus sentimientos, a sus emociones, a sus miedos, a sus ausencias, a sus soledades, a sus dramas, a su música, a su arte, a su duende, a sus pasiones, a sus penas, y las hacen suyas y, por ende, nuestras, y, por tanto, de todos.

Mi Lorca es el Lorca del pueblo, de la memoria colectiva, el Lorca de las canciones populares, el Lorca de los gitanos, de los negros de Wall Street, de los homosexuales del East River, de la Guardia Civil y de Doña Rosita, la soltera, de la tragedia rural, del llanto por Ignacio Sánchez Mejías, del poeta que vaga perdido y solo por Nueva York y se reencuentra consigo mismo en Cuba o en Argentina.

Mi Lorca es el público que asiste a la representación y participa también con sus emociones, sus sentimientos y su calor. Mi Lorca nos hace compañía del alma. Mi Lorca siempre nos recordará, ¿qué cantan los poetas andaluces de ahora?  

Presiento un amigo que no conocí pero al que me acerco cada vez que oigo recitar sus versos.

Alberto Morate 

Desde que, en un tiempo ya muy lejano, empecé a dedicarme a la enseñanza y pedagogía teatral, es decir, que me puse a impartir clases de dramatización, interpretación, expresión corporal, mímica,... en definitiva, teatro para niños y jóvenes, me ha perseguido la obsesión de encontrar, leer, elaborar, adaptar, estudiar y escribir textos adecuados para tal menester.

La tarea no ha sido fácil. Primero busqué libros técnicos que pudieran ayudarme en la tarea de ejercer la actividad con la mayor profesionalidad posible. Apenas había. Después fue mucho más complicado encontrar textos teatrales dirigidos al mundo infantil y juvenil. Era un campo en el que solo unos pocos parecían estar interesados, y desde luego las editoriales no estaban entre ellos.

A nivel pedagógico y de formación tuve que echar mano de la intuición y la experiencia personal y la que día a día me iba dando el hecho de experimentar con esos alumnos que, afortunadamente, ponían un entusiasmo encomiable que me motivaba cada vez más. (Tengo que romper una lanza en favor también de la institución que me contrató que me permitió trabajar en libertad y, sobre todo, creyó en las ventajas de una dramatización escolar como objetivo fundamental para la educación).

Pero los textos, ¡ay, los textos!, seguían sin aparecer. ¿Qué hacer entonces? Lo que hubiera hecho cualquiera en mi caso: escribirlos adecuándolos al grupo, o grupos, en cuestión, adaptar cuentos, piezas dramáticas de mayor envergadura, extraer personajes de aquí y de acullá para unirlos en aventuras insólitas, extractar novelas de hoy y de siempre, pedir a los autores de todas las épocas que me prestaran su biografía y sus ideas para elaborar montajes donde mis alumnos pudieran expresarse y los espectadores sentirse satisfechos. En definitiva, recurrir a la literatura universal y crear nuevas obras que, posteriormente, después de la representación formal ante amigos y familiares, funciones que eran como flor de un día, morían en un cajón olvidadas o, al menos, cubiertas de polvo, y durmiendo un sueño semieterno como el de aquella princesa del cuento.

Hoy el panorama, el paisaje atractivo al que queríamos llegar y que solo veíamos de lejos, ha mejorado bastante y podemos acercarnos un poco más y hallar en bibliotecas y librerías mayor cantidad de títulos tanto de pedagogía de la expresión como de textos adecuados para representar. (Aunque sigue siendo “la Cenicienta” de la literatura infantil y juvenil, como indicó Juan Cervera en 1975 y muy bien reseña Berta Muñoz en un libro que ganó el Premio de Investigación sobre Teatro para la Infancia y la Juventud en 2006, que precisamente lleva el nombre del pedagogo anteriormente citado, Juan Cervera. Dicho libro lleva por título “Panorama de los libros teatrales para niños y jóvenes”[1] y en él se hace un repaso exhaustivo sobre todo lo publicado hasta la fecha en lo que se refiere a Teatro infantil y juvenil).

De cualquier manera, como aquí de lo que se trata es de investigar e intentar dar a conocer ciertas obras dramáticas específicamente infantiles y juveniles, sí podemos dar fe de algunas de ellas que, personalmente, me ayudaron para trabajar en el campo atrayente y vertiginoso del teatro con alumnos no universitarios.

Retrocediendo en el tiempo, y como base sustentadora de posteriores textos que han de configurar el actual panorama de teatro infantil y juvenil, debemos llamar a las puertas de los conocidos “Pasos” de Lope de Rueda.  De los que somos ya de cierta edad, ¿quién no recuerda esa referencia que siempre nos hacían en las clases de Literatura en el colegio?

Aunque,  primeramente,  ya en los Romances nos atrevíamos a escenificar o, al menos, a recitar o declamar, como se decía hasta hace no mucho, poniendo todo el énfasis que podíamos en la voz y los gestos emulando a los grandes actores de la escena del momento.

Después de los “Pasos” siguieron los “Entremeses”  de Cervantes y los más atrevidos adaptaban capítulos del Quijote, que no eran precisamente infantiles, pero que podían ser juveniles, (Sancho y la ínsula Barataria, los molinos que son tomados por gigantes, los títeres de Maese Pedro,...) así como resúmenes del Lazarillo, Autos de Navidad, El Gran Teatro del Mundo, nada menos, de Calderón, e incluso alguna comedia de Shakespeare, como “El sueño de una noche de verano”.

          Más adelante le llegaría el turno a los Sainetes, principalmente los de los Hermanos Álvarez Quintero, sin olvidar los de  Carlos Arniches, aunque no pueden considerarse estrictamente juveniles.

          Entre medias, se representaban cuentos populares, farsas, bufonerías, jácaras, fábulas y festivales varios donde lo mismo cabía una parodia, que una pantomima, que canciones de coro y comedias familiares.

          Ya a principios del siglo XX, Valle Inclán crea su “Tablado de Marionetas”, Benavente, entre otras, “El príncipe que todo lo aprendió en los libros”, y García Lorca sus “Títeres de Cachiporra” y “El Retablillo de don Cristóbal”, aunque aún se discute si son o si no son para niños y jóvenes.

          Alejandro Casona colabora con sus Misiones Pedagógicas a difundir el Teatro para Todos los Públicos basándose en Textos Clásicos y otras producciones propias como “A Belén, pastores”, y Salvador Bartolozzi con sus cuentos sobre “Pinocho” y “Pipo y Pipa”, aunque es Magda Donato quien los adapta y hace las versiones teatrales.

          De todas formas, hasta mediados del siglo XX, más o menos, se entiende el Teatro para niños y jóvenes casi exclusivamente desde el campo del guiñol y los títeres, y es a partir de aquí cuando empiezan a surgir autores y compañías que escriben y representan con actores y actrices de ‘carne y hueso’ y surge una mayor preocupación por cubrir las necesidades de los espectadores adolescentes. (Labor encomiable, a nivel de representación, es la que se ejerce en las instituciones educativas religiosas, jesuitas, salesianos, marianistas,...) que se empeñan en mantener el teatro como algo vivo, aunque sea con una intención claramente moralizante.

          Y como ya nos acercamos a la época en que el que esto escribe empezó a trabajar con alumnos en el teatro, me atrevo a mencionar los títulos y autores, además de los mencionados anteriormente, que le sacaron de más de un apuro en las labores de la pedagogía teatral.

          La lista, siempre incompleta, quedaría así:

  • Antoniorrobles y su “Hoy de hoy de Milnovecientos hoy”, un juego con cuentos, como él mismo lo definió.
  • Mª Clara Machado y su “Pluft, el fantasmita”, primera obra de teatro que el autor de este trabajo recuerda haber visto.
  • Lauro Olmo y Pilar Enciso, siempre preocupados por el teatro infantil, destaca “Asamblea general”.
  • Luis Matilla. Famosa es su obra “El hombre de las cien manos”, ahora reeditada, pero son numerosos los títulos de este autor, todavía en activo, que puede presumir de obras como “Teatro para armar y desarmar” o más recientemente, “El árbol de Julia”.
  • Fernando Almena, autor casi exclusivo de teatro infantil con títulos como “Catacroc”, “Mis queridos fantasmas” o “Los pieles rojas no quieren hacer el indio”.
  • Montserrat del Amo, toda una vida dedicada a la literatura infantil y juvenil, y por poner dos ejemplos, “Zuecos y naranjas” y “Siempre toca”.
  • José Luis Alonso de Santos también ha hecho incursiones en el Teatro Infantil y Juvenil con “Besos para la Bella Durmiente” y “La verdadera y singular historia de la princesa y el dragón”
  • José Cañas se preocupa de adaptar otras obras y de crear las suyas propias, como “El país sin nombre”.
  • Fernando Lalana con “Segismundo y compañía” y “Se suspende la función”.
  • Ignacio del Moral: “Un día de espías”, “La gran muralla”, entre otras.
  • José González Torices, también editor, “El señor de las guerras”.
  • Eduardo Galán, pedagogo teatral, obtuvo gran éxito con “La silla voladora”.
  • No podemos olvidar a Alberto Miralles, y sus intentos por recuperar el espíritu del teatro clásico: “La edad de los prodigios”, “Capa y espada”,...
  • Y no quiero olvidar aquí, por ser amigos míos y buenos escritores de teatro, a Antonio de la Fuente, “El ladrón de las palabras”, “Mi amigo Fremd habla raro”, y a Alfredo Gómez Cerdá, que aunque es un autor de narrativa, sus inicios fueron teatrales y ha escrito “La guerra de nunca acabar” y, últimamente, “El teatro más precioso del mundo”.

No quiero terminar este trabajo sin mencionar, aunque sea someramente, las editoriales que se arriesgan y/o tienen más sensibilidad y publican habitualmente teatro para niños y jóvenes. Éstas serían:

  • Editorial Parramón. Colección ¡A escena! y Teatro Infantil.
  • Ediciones de la Torre. Colección Alba y Mayo.
  • Editorial CCS. Colección Escena y Fiesta. También, Galería del Unicornio y Teatro Breve.
  • Editorial Anaya. Colección Sopa de Libros.
  • Asociación de Autores de Teatro. Teatro para la Infancia y la Juventud.
  • Editorial Bruño. Colección Altamar.
  • Editorial Everest. Colección Montaña Encantada y Punto de Encuentro.
  • Editorial Ñaque. Serie de Literatura Juvenil Ñaque.
  • Editorial Teatro Arbolé y Cultural Caracola. Colección Titirilibros.
  • Asociación de Teatro para la Infancia y la Juventud (ASSITEJ).

BIBLIOGRAFÍA

  • Panorama de los libros teatrales para niños y jóvenes. Berta Muñoz Cáliz. Premio Juan Cervera de Investigación sobre Teatro para la Infancia y la Juventud 2006. Colección de Ensayo ASSITEJ España. Madrid, 2006
  • Guía de Teatro infantil y juvenil. Julia Butiñá, Berta Muñoz y Ana Llorente. Asociación Española de Amigos del Libro Infantil y Juvenil. Madrid, 2002
  • Historia crítica del Teatro Infantil Español. Juan Cervera. Editora Nacional. Madrid, 1982
  • Historia de la Literatura Infantil Española. Carmen Bravo-Villasante. Editorial Doncel. Libro Joven de Bolsillo. Madrid, 1972

Alberto Morate


[1]Panorama de los libros teatrales para niños y jóvenes. Berta Muñoz Cáliz. Premio Juan Cervera de Investigación sobre Teatro para la Infancia y la Juventud 2006. Colección de Ensayo ASSITEJ España. Madrid, 2006

 cartel lorca

Representación de teatro "Mi Lorca"

Desde el Centro queríamos acercaros mediante la representación teatral "Mi Lorca" al autor Federico García Lorca, uno de los autores más relevantes de nuestra Literatura.

Esta obra está representada por la compañía de teatro “Compañeros del alma”. Por ello queremos invitaros a todos vosotros en primer lugar, sabiendo que es un acto abierto a otras personas que pudiesen estar interesadas: profesores, antiguos alumnos, vecinos... La representación se realizará en el Salón de Actos del Colegio Vedruna el jueves 13 de noviembre, a las 18:00 horas.

El precio de la representación de teatro es de 5€ que podéis abonar anticipadamente en la secretaría del Centro o momentos antes del comienzo de la obra en la entrada del salón de actos de la calle Francolín. Os agradeceríamos que lo hicieseis con anticipación para poder realizar una previsión del número de asistentes.

Descargarte el programa.pdf

PEER GYNT se aventura en los colegios

Loable es que haya Compañías dispuestas a representar montajes adaptados a la difícil edad de la preadolescencia.

Loable es que, además, lo hagan con textos que no son fáciles ni siquiera para los espectadores adultos.

Loable es que estén dispuestos a viajar desde su ciudad de origen a otras ciudades y pueblos para llevar, remedando a Lorca con su Barraca, el teatro, la cultura y la diversión por esos lugares dejados de la mano del hombre.

Día a día, casi constantemente, estas pequeñas Compañías, de uno, dos o tres actores, (en el mejor de los casos cuatro o cinco), se desplazan como los cómicos de la legua –no tan ancestrales-, a colegios, centros culturales, pequeñas salas de teatro, escuelas, bibliotecas,… a mostrar su trabajo de forma lúdica y didáctica; en algunos casos, pecuniariamente perjudicados y, después, charlan con ellos, se hacen cercanos, intentan transmitir su pasión por la escena.

Los Navegantes (Zaragoza) es una de estas Compañías. Ponen en escena el difícil texto de Henrik Ibsen, Peer Gynt, y lo acompañan con la magistral música de Grieg y dos actores, Ana Garcés y Rubén Gracia, llevados de la mano de Mariano Lasheras, asumen todos los personajes, todos los símbolos, todas las lecturas del teatro, con sus marionetas de mano, sus pequeñas escenas de sombras, sus máscaras, su coreografía también, una escenografía simple pero funcional, una interpretación más que creíble y, sobre todo, emocional, como ellos quieren hacer constar, porque “a través del teatro podemos vivir o revivir expresiones únicas”.

En dos funciones matinales con un público jovencísimo (1º y 2º de ESO) se entregaron al complicado, y menoscabado, arte de Talía y Melpómene. Y lo hicieron como si estuvieran las mismísimas diosas viéndolo, con todo el respeto, con toda dedicación, con todo entusiasmo. Siempre es así. Todas las Compañías profesionales (o no) que se precien, saben lo que es entregrarse en cuerpo y alma a estos espectadores que, por desgracia, están tan poco habituados a ver teatro “en directo”.

Loas para ellos por esta aventura y que la farsa continúe forjando nuevas pasiones escénicas.

Alberto Morate

foto1
foto2
foto3
Empezamos la 3ª Temporada teatral con el Grupo de teatro "Ensayos". Si tienes esas inquietudes artísticas, si te apetece hacer teatro con un grupo de amigos en un ambiente distendido; no lo dudes, te esperamos el 1 de octubre en el salón de actos del colegio.
Los días de reunión y ensayo, intercambio de experiencias, preparación de la puesta en escena serán todos los miércoles de 18:30 a 20:00h.
Este grupo Ensayos ya inició su andadura con la obra “UN MARIDO DE IDA Y VUELTA” de Enrique Jardiel Poncela, y el curso pasado con “El cianuro, ¿solo o con leche?” de Juan José Alonso Millán. 
Queremos hacerte partícipe de nuestra experiencia, de nuestra amistad, de nuestra pasión, para poner en marcha un nuevo montaje teatral. Por lo que requerimos tu presencia en aquella labor en la que puedas echarnos una mano: actor/actriz, decorados, músicas, vestuario, imagen, iluminación,… En lo que te sientas más a gusto.
 
 
LA PRIMERA SESIÓN DE ENCUENTRO COMENZARÁ EL 1 DE OCTUBRE EN EL SALÓN DE ACTOS DEL COLEGIO.

¡ANÍMATE! ¡PRUEBA ALGO NUEVO Y BUENO! TE ESPERAMOS.


Imagen2
imagen7
Imagen1
imagen6
imagen5
Imagen4
Imagen3